Publicidad
Lunes, 13 Enero 2020 09:49

Review de la película 1917 de Sam Mendes. Un espectáculo visual sin precedentes, sobrecogedor y angustioso. ¡¡Número 1 en taquilla y 10 nominaciones a los Oscars!!

Escrito por  Publicado en Reviews películas 2019-2020

"Esperaba que hoy fuera un buen día, la esperanza es algo peligroso"


La coproducción entre Estados unidos y Reino Unido, "1917", está dirigida por Sam Mendes, compartiendo guión con Krysty Wilson-Cairns.

"Esperaba que hoy fuera un buen día, la esperanza es algo peligroso"

Durante la I Guerra Mundial, dos jóvenes cabos británicos, Schofield (George Mackay) y Blake (Dean-Charles Chapman) tienen la misión de llevar al otro lado de las líneas enemigas, un mensaje de gran importancia, con la orden de no atacar, al tratarse de una trampa tendida por los alemanes. Si no llegaran a tiempo, morirían 1600 soldados, entre los que se encuentra el hermano de Blake, que ostenta el rango de teniente (Richard Madden)

Mendes ha comentado, que parte de esta historia, cuyo guión ha compartido con Krysty Wilson-Cairns, se basa en las anécdotas que le contó en su día su abuelo paterno, Alfred Mendes. Un filme rodado entre Escocia e Inglaterra en planos y secuencias extremadamente largos para provocar la sensación de estar filmada en un único plano secuencia. El objetivo es el de crear la sensación de tiempo real en esas horas en que transcurre la acción. Un meticuloso trabajo que ha corrido a cargo del montador Lee Smith en comunión perfecta con el propio director y el director de fotografía. Virtuosismo absoluto, para adentrarnos en este envolvente viaje.



El director de cine y teatro inglés, Sam Mendes, estudió en la Universidad de Cambridge. Tras graduarse en 1987, se unió al Chichester Festival Theatre; posteriormente formó parte de La Royal Shakespeare Company en donde se convirtió en un reconocido director teatral entre Londres y Broadway, sobre todo, tras sus trabajos en el Donmar Warehouse Theatre. Para la televisión dirigió obras como "Cabaret" 1993 y "Company" 1996 y de la mano de Steven Spielberg, debutó en el cine con "American Beauty" 1999, entrando por la puerta grande, pues el filme obtuvo numerosos premios como los 5 Oscar y los 3 Globos de Oro (entre ellos mejor película y director). A esta película le siguieron: "Camino a la perdición" 2002, "Jarhead, el infierno espera" 2005, "Revolutionary Road" 2008, "Un lugar donde quedarse" 2009, "Skyfall" 2012, "Spectre" 2015 y en este comienzo de año llega con "1917". Atrás quedan cortometrajes como "Louis Vuitton: Atrape-Rêves" 2018 o importantes producciones.


La Gran Guerra, como se le bautizó a la I Guerra Mundial, ha dejado obras muy importantes en el séptimo arte desde perspectivas muy diferentes, entre ellas, la obra maestra de Stanley Kubrick "Senderos de gloria" 1957, la multipremiada, con sus 7 Oscar y sus 6 Globos de Oro, entre otros, "Lawrence de Arabia" 1962 de David Lean o "Gallipoli" 1981 de Peter Weir. Tres ejemplos a los que se une Sam Mendes, ofreciéndonos una nueva incursión en dicha guerra, que aun desarrollándose en pleno campo de batalla, la historia a narrar es muy diferente.

Las vicisitudes vividas por dos jóvenes, rindiendo tributo a los mensajeros y al propio abuelo del director, quien fue mensajero en la Gran Guerra, debido a su baja estatura. A esos soldados que exponían sus vidas, cruzando las líneas enemigas, para llevar importantes mensajes, la gran mayoría de las veces, para salvar vidas o ganar una batalla, de unos puestos de combate a otros. Todo en 1917 está perfectamente estudiado para que el espectador no sólo disfrute, sino que viva y padezca con los protagonistas.

Mendes nos adentra en un espectáculo visual sin precedentes, sobrecogedor y angustioso, dotando a su obra de un ritmo vertiginoso y no, no es sólo por el extraordinario montaje. Toda la película parece estar rodada en un único plano secuencia, desde el comienzo, cuando los dos jóvenes que están descansando bajo un árbol se levantan, internándose entre el laberinto de trincheras en lo que parece un largo travelling, hasta seguir a los dos jóvenes soldados, en el deseo de cumplir la misión que se les encomienda. Una misión a contrarreloj, a través de una carrera entre las trincheras enemigas ya abandonadas, descubriendo lo bien equipados que estaban los alemanes. El cementerio de cañones y los casquillos de las balas de los mismos, que los enemigos han dejado tras su huída. Las trampas, los muertos hacinados ofreciendo el horror y el abandono que provoca una contienda; las batallas entre los aviones de ambos bandos e incluso el comentario irónico de uno de los soldados al ver una enorme rata: "hasta las ratas son más grandes que las nuestras". Son tantos los instantes en que logra sobradamente su objetivo de hacernos sentir dentro de la guerra. Y aunque no nos manchemos de barro, no pasemos frío y no salgamos heridos como ellos, lo sentimos, lo palpamos y nos encogemos y revolvemos en la butaca por lo sobrecogedoramente natural y angustioso que resulta todo el metraje. Un filme bélico que marca historia.


Tras hablar del director, hay que hacerlo por mérito propio de su actor principal sin el cual la película, por mucho espectáculo visual, del que hablaré seguidamente, no hubiera sido posible. Él es el alma de todo el film, con el que sufrimos, nos sentimos cegados por el polvo, nos arrastramos entre los muertos, saltaremos a ríos bravos esquivando las balas enemigas o yendo a contracorriente del resto de sus compañeros con un único propósito. Hablo del cabo Schofield, quien encarna con maestría y absoluta credibilidad, George MacKay, al igual que su partner Dean-Charles Chapman, como el cabo Blake. Dos jóvenes y casi desconocidos actores, con quienes viajaremos a los infiernos.

Una joya cinematográfica que ha contado con otros dos importantes elementos que suelo mencionar en todas mis críticas. Por un lado la impactante y elegante fotografía. Un deslumbrante trabajo fotográfico entre magníficos encuadres y una brillante iluminación, pasando del día a la noche, de los espacios abiertos a los interiores, con absoluta delicadeza y veracidad, en la mirada de Roger Deakins. Y qué decir de la banda sonora: lírica, asfixiante, vibrante y épica. Una joya inseparable de su protagonista, pues va pegada a él, percibiendo su dolor, sus temores, sus pensamientos y sus deseos de llegar a esa meta. Soberbia y estremecedora partitura de Thomas Newman.

Un filme que no va a dejar indiferente a nadie, contando también, con una puesta en escena, extraordinaria. Los correctos decorados de Dennis Gassener y un cuidadísimo equilibrio entre las imágenes reales y las digitales, durante toda la narración; más teniendo en cuenta la complejidad visual que ofrece. Un impactante drama bélico que, sin duda, es la mejor obra hasta la fecha de su director Sam Mendes y la sufrida interpretación de George Mackay, que seguramente no olvidará y nosotros tampoco.


"Solo hay una forma de que esta guerra termine, con el último hombre que quede en pie"


Mi nota es: 10
ESTRENO en ESPAÑA: 10 de Enero
REPARTO: George MacKay, Fean-Charles Chapman, Richard Madden, Benedict Cumberbatch, Mark Strong, Colin Firth, Andrew Scott, Teresa Mahoney, Daniel Mays, Adrian Scarborough, Jamie Parker, Nabhaan Rizwan, Justin Edwarts, Gerran Howell, Richard McCabe, Robert Maaser, John Hollingworth, Anson Boon, Jonny Lavelle, Michael Jibson y Chris Walley.

PRODUCTORA: Amblin Partners// Neal Street Productions// DreamWorks SKG// New republic Pictures.
DISTRIBUIDORA en ESPAÑA: One Films Spain.

Comentarios (0)

Escribir comentario

  • Review de la película 1917 de Sam Mendes
  • Review de la película 1917
  • Review de 1917 de Sam Mendes
  • Review de 1917
  • 1917 la película
  • pelicula 1917
Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios